Tener la valentía de escucharse a uno mismo

A lo largo de nuestra vida, siempre estamos tomando decisiones, decisiones sencillas que van desde qué color de ropa usar, qué comer, qué serie ver, etc.

Sin embargo, también llegan momentos en nuestra vida en que tenemos que tomar decisiones importantes, ya que las mismas van a cambiar nuestro estilo de vida y también el de las personas que nos rodean. Es normal que en estos momentos no sepamos cual es la mejor decisión.

Existe dentro de nosotros una sabiduría que siempre ha estado presente y sabe mucho más que nosotros, se la conoce también como intuición, voz interna, y podemos recurrir a ella a través de este sencillo ejercicio.

Cuando tengamos que tomar una decisión importante y no sepamos cuál es el mejor camino, es momento de darnos un chequeo interno y de escucharse a uno mismo, sentir las sensaciones que nos dan elegir un camino o el otro, esto nos va a permitir sentir sutilmente, ya sea expansión o contracción en nuestro cuerpo.

 

Ejemplo:

Si tengo que tomar una decisión respecto a mi actual trabajo. El primer escenario u opción de decisión que tengo es salirme del trabajo y buscar uno nuevo (opción A). El segundo escenario u opción de decisión es permanecer en mi trabajo (opción B).

Una vez tengo definidas mis opciones, visualizo y siento las sensaciones de mi cuerpo:

  1. Pongo el escenario A y tomo unos minutos para sentir cómo se siente mi cuerpo con esa decisión tomada. Si siento expansión, es decir, si el pecho se abre a la posibilidad. O siento una pequeña contracción en el cuerpo.
  2. Luego imagino el escenario B como si ya hubiera pasado, es decir quedarme en mi trabajo y nuevamente siento si hay una expansión o contracción en mi cuerpo.

 

En cualquiera de las opciones, si siento expansión en mi cuerpo, tal vez por ahí sea. En cambio, si siento que algo se contrae, tal vez la decisión más sabia sea no hacerlo.

Hay algo importante y es que la mente no entiende de supuestos. Por ejemplo, cuando vemos una película, la mente cree que eso es la realidad. De ahí la importancia de cuidar y alimentar la mente con cuidado.

Esta es una pequeña invitación para que escuchemos esa voz interna que todos tenemos y le demos una voz en nuestra toma de decisiones. Cuando nos sentimos perdidos, desorientados, o sentimos que venimos de una mala racha. Tal vez estamos mentalizando mucho y no hemos dado espacio a nuestra voz interna. Prueba con el pequeño ejercicio aprendido y cuéntame tu experiencia.

De igual forma, si tienes alguna otra forma o modo de tomar tus decisiones, házmelo saber en la cajita de comentarios.

Si sientes que este artículo te ha sido útil, te invitamos a escuchar el episodio completo en el siguiente enlace:

Episodio Podcast: Tener la valentía de escucharse a uno mismo


O si conoces a alguien que está pasando por un momento en el cual requiere tomar una decisión importante y no sabe cómo hacerlo, comparte este artículo, tal vez le sea de gran ayuda.


Espero te inspire. OM TAT SAT.