El poder del pensamiento

Cuando entendemos el poder de nuestros pensamientos podemos llegar a una relación sana y poderosa con nuestros pensamientos. 

Un pensamiento visto desde la filosofía del yoga es un objeto, es decir que es tangible, que

tiene una forma y está hecho de materia sutil. 

Así entendemos que los pensamientos existen de manera independiente a nuestra mente. 

Cuando llegamos a un lugar podemos sentir una vibra particular, y esta corresponde a los diferentes pensamientos que allí se estén formando. Así que podemos estar en un lugar físico y así mismo ese lugar tiene un espacio mental que está cargado con los pensamientos que aquí se han generado. Estos pensamientos llenan el espacio y le ponen una carga.

Nuestras mentes funcionan como receptores que reciben y se conectan con estos pensamientos y con la vibra que hay en este espacio. Así tu mente migra a esa vibra con la que

está cargado este espacio. 

En la tradición India se recomienda tener un espacio únicamente dedicado a la práctica del

Yoga, esto te va a permitir cargar el espacio de pensamientos que te permitan entrar en una sintonía elevada cada vez que realices tu práctica.

Por esto cuando vamos a diferentes lugares nos sentimos de manera diferente. 

No todas las personas se pueden conectar con los mismos pensamientos, algunas mentes perciben ondas que otras mentes no perciben. Esto depende de cómo esté la mente de cada uno, qué tan expandida está y hacia dónde va dirigida. 

Nuestra energía se va a ver afectada por los espacios que habitamos y por los diferentes

pensamientos que allí se generan, es importante generar conciencia de los lugares que frecuentamos y como nos hacen sentir, me hacen sentir elevado, bien, extraño o pesado.

Cuando nos hacemos conscientes de la energía y como esta nos afecta, nos hacemos conscientes de los espacios que habitamos y de la compañía con la que decidimos compartir nuestro día a día.

Una muy buena parte de tu energía mental y tu pensamiento va a estar ligada a en donde y con quien usas tu energía.

Habitúate a visitar y frecuenta los lugares donde te sientas más elevado y mejor.

Muchos de los pensamientos que tenemos en realidad no son nuestros y están en el lugar donde estamos, nuestra mente simplemente los recibe y los toma, y también nosotros generamos pensamientos que los demás toman.

Todo lo que pasa por tu mente no necesariamente te define y no necesariamente es propio.

Elige lugares y compañías que te eleven, te inspiren y te generen pensamientos positivos y elevados.

Cuidar nuestros pensamientos es igual de poderoso a lo que decimos y a lo que hacemos, a través de los pensamientos también se puede herir a los demás. Detrás de los pensamientos hay gran poder y con ellos influencias el espacio donde estás y las personas que te rodean.

Aprende más escuchando mi podcast: