Acerca de mí

Desde pequeña he sentido gran fascinación por el movimiento y por los cuerpos. Toda la vida he estado inmersa en la danza. Fui bailarina de ballet y danza contemporánea durante 5 años intensos en donde tuve la gran y escasa oportunidad de estudiar con grandes coreografos y bailarines en Alemania.

Esta búsqueda de ser cada vez más consciente de mi cuerpo y la constante exploración con formas y movimiento, me llevó al yoga. Y me quedé. Me enamoré de la presencia que otorga esta práctica, de su profundidad espiritual y la grandiosa expansión de conciencia que genera.

Si me preguntan quién soy o qué quiero ser la respuesta que siempre llega a mi mente es «ser feliz» o «plenitud». Estoy siempre buscando transformarme y reinventarme para hacerme cada vez más sensible, más consciente de mí y del otro y más cercana a lo esencial y real.

Para mi, la vida se trata de sentirse pleno y tranquilo con cada cosa, desde que uno despierta hasta que se acuesta.

¿Qué es la vida si no la búsqueda de la tranquilidad?

Con el yoga he tenido la oportunidad de vivir y pasar largos periodos de practicas intensas en Ashrams en Paris, India, Bahamas y Medellín. Lo que aprendí allí es tan valioso para mi que quiero hacer de mi vida un constante compartir de estas enseñanzas y por eso es que Radhi Yoga ha nacido.

Hace diez años el yoga me encontró y hace tres cree esta comunidad de aprendices en la que ahora estás leyendo estas palabras. Y, desde entonces, me dedico a compartir con otros lo que desde mi experiencia, es la práctica más bella que existe para cultivar la plenitud y la tranquilidad.

Puedes llamarme Andrea o Radha, ambos nombres definen alguna parte de mi y con los dos me siento identificada. Andrea es mi nombre de pila y Radha es mi nombre espiritual. Andrea significa valiente y Radha significa afortunada.

Gracias por hacer parte de este camino de plenitud y por confiar en mi como parte de tu camino espiritual.

Om Tat Sat